collage%20igleisa,%20ermita%20y%20torre%20de%20cheles

Historia de Cheles

La Intervención Arqueológica en” El Pico” en la sierra de San Blas en Cheles constata la presencia de un poblado calcolítico y los vestigios de lo que podría haber sido una villa romana de carácter industrial dedicada a la producción metalúrgica y más tarde la fortaleza templaría. Cerca de él, a orillas del río, se han encontrado lo que podrían ser las ruinas de un antiguo embarcadero de esa misma época, demostrando así la antigüedad y la cuantiosa actividad fluvial del entorno
En la Alta Edad Media como en casi toda la Península Ibérica., Cheles estaba ocupada por los árabes, dicho asentamiento se localizaba también en la sierra de San Blas desde donde se controlaban todos los puntos estratégicos de la periferia.
Alfonso IX de León y su hijo Fernando III de Castilla culminaron la reconquista que había iniciado en Coria en el año 1142 el Rey Alfonso VII de Castilla, de esta forma se recuperan las tierras españolas de manos almohades.
Alfonso IX reconquistó Badajoz en 1230, con el apoyo de la Orden del Temple. Dicha Orden a su vez reconquista la zona oeste fronteriza con Portugal, arrebatando Cheles a los árabes bajo el reinado de Fernando III en el año1231.

Al morir Alfonso IX en el año 1230, su hijo Fernando III heredó el reino de León, otorgado por sus hermanas Sancha y Dulce, uniéndolo a la corona del reino de Castilla, en su poder desde la muerte de su primo Enrique I en 1217. Convirtiéndose así en Fernando III Rey de Castilla y de León, gracias a las habilidades diplomáticas de la Reina madre Berenguela que supo solventar los problemas que plantearon ambas herencias.

La estancia de los templarios en Cheles duró 35 años, desde 1277 hasta 1312. Tras un largo pleito en el que incluso intervino el rey Alfonso X el Sabio, la Orden del Temple tuvo que devolver al concejo de Badajoz los poblados de Táliga y Olivenza, aunque consiguió retener Cheles, donde levantó un hermoso castillo sobre el cerro de San Blas. A principios del siglo XIV la Orden fue disuelta y aunque no quedan más que algunos restos de la antigua fortaleza, indicios de lo que fueron casas desperdigadas por el monte y muchas piedras, su memoria aún sigue viva hoy en día por su legado del Fuero del Baylío

La solemne donación de Cheles tiene lugar en Lerma el 28 de septiembre de 1336. Para tan magno acontecimiento reunió el rey Alfonso XI a su Corte:
“Después de dar gracias a Dios, a Santa María y a todos los Santos, el rey, en unión de la reina doña María y de su hijo el infante Pedro, primer heredero, da las gracias a Juan Alfonso de Benavides y a su abuela por los servicios prestados. Le hace merced del lugar de Cheles, junto con la dehesa del mismo nombre, con los ejidos y con las tierras de pan y de vino, así como de la jurisdicción; pero todo ello con la condición de no vender ni cambiar con la Iglesia, Órdenes o religiosos sin su autorización.”
El Rey Fernando III el Santo y Doña Beatriz de Suabia, contrajeron matrimonio en 1219 en Burgos, teniendo diez hijos de los cuales destacaron:
Alfonso X el Sabio y el Infante de Castilla Manuel de Borgoña y Suabia que fue el que inicio el linaje de la Casa de Manuel de Villena, al recibir de su padre Fernando III el Santo, los señoríos de Villena, Escalona y Peñafiel. Con el paso de los años sus descendientes irían adquiriendo títulos y posesiones mediante matrimonios, permutas o concesiones de la Corona.

Entre los títulos que han pasado por la familia Manuel de Villena y sucesores los Pardos – Manuel de Villena, algunos de los cuales permanecen en la actualidad, encontramos a los Señores y Condes de Cheles. En el año 1390 D. Juan Manuel de Villena inicio una larga lista de Señores de Cheles que como dueños y señores regentaron los dominios del pueblo durante cinco siglos, desde mediados del XV hasta los albores del siglo XX.
El tercer Señor de Cheles, del mismo nombre Don Juan Manuel de Villena, decidió trasladar la ubicación del pueblo, desde el asentamiento primitivo en la sierra de San Blas hasta la localización actual. Al parecer los continuos problemas de salud que aquejaban a la población debido a las epidemias transmitidas por los mosquitos que infectaban las aguas del río, hicieron que el asentamiento original se abandonase en torno al año 1500, reconstruyéndose en un lugar más saludable.
En pleno siglo XVI se abandono la antigua fortaleza, construyendo otra nueva en las proximidades de aquella, en lo que hoy se conoce como “la cerca del castillo”.
Entre los años 1640 y 1668 la villa se despobló por completo, debido a la Guerra con Portugal. Este conflicto asoló gran parte de la comarca de Olivenza y fue especialmente cruenta con Cheles, la población fue arrasada por los portugueses y de nuevo hubo que reconstruir la localidad. Tan despiadados fueron los enfrentamientos que cuando la guerra acabó, se erigió la ermita del Santo Cristo con las limosnas de todos los cheleros que de esta forma daban las gracias al Santísimo por haber sobrevivido.
La firma del Tratado de Lisboa, pone fin a cerca de 30 años de conflictos con Portugal. En 1668, Cheles y otros pueblos de la zona arrasados por la guerra, comienzan una nueva andadura, repoblándose con algunos antiguos vecinos y otros nuevos llegados de Portugal, todos ellos bajo la mano del Señor de la Villa probablemente D. Cristóbal Manuel de Villena y Portocarrero, IX Señor de Cheles.

http://alquevarural.com/cheles/historia

Anuncios