En el norte de la provincia de Cáceres, en el valle del río Ambroz, en medio de un paisaje hermoso, se encuentra Hervás. Donado por Alfonso VIII a los templarios a finales del siglo XII, la orden edificó una ermita junto al río y puente de Santihervás bajo la advocación de los mártires cristianos templarios san Gervasio y san Protasio, patronos de la localidad hasta el siglo XVIII.

En el siglo XV se instaló una comunidad judía junto al puente medieval de Fuente Chiquita. Pero tras el decreto de expulsión dictado por los Reyes Católicos en 1492, solo quedaron catorce familias de las cuarenta que formaron la congregación hebrea.

En el norte de la provincia de Cáceres, en el valle del río Ambroz, en medio de un paisaje hermoso, se encuentra Hervás. Donado por Alfonso VIII a los templarios a finales del siglo XII, la orden edificó una ermita junto al río y puente de Santihervás bajo la advocación de los mártires cristianos templarios san Gervasio y san Protasio, patronos de la localidad hasta el siglo XVIII.

En el siglo XV se instaló una comunidad judía junto al puente medieval de Fuente Chiquita. Pero tras el decreto de expulsión dictado por los Reyes Católicos en 1492, solo quedaron catorce familias de las cuarenta que formaron la congregación hebrea.

hervc3a1s_spain_-patrick

Anuncios