La Orden de Santiago, constituida en Cáceres en 1770 como orden religiosa y militar, tenía el objetivo principal de proteger a los peregrinos del Camino de Santiago y hacer retroceder a los musulmanes de la península ibérica.

Gracias a su importante contribución en las guerras de conquista y reconquista, la Orden contó con sustanciosas donaciones de reyes, príncipes, papas e impuestos que hicieron que pronto acumulara importantes riquezas y patrimonio, gran parte del cual aún podemos admirar en la actualidad.

La puesta en valor de este legado histórico se traduce en la posibilidad de recorrer estos hitos siguiendo la Ruta de la Orden de Santiago. Este recorrido atraviesa los pueblos que bordeaban la Cañada Real Leonesa Occidental a su paso por las comarcas de Tierra de Barros y Zafra-Río Bodión. En ellas y en sus cercanías, en las poblaciones que pertenecieron a la Orden, han quedado castillos, fortalezas y casas de encomienda y multitud de rastros que fascinarán al viajero.

Por si el pretexto de seguir los pasos de esta orden secular no fuera suficiente, el visitante quedará sorprendido por la calidad de la gastronomía de la zona, sus fiestas y tradiciones y el calor de sus gentes.

El viajero se adentra en paisajes verdaderamente bellos. En toda la zona se respira la influencia de la Orden de Santiago, pero también la de los otros pobladores, como árabes y romanos.

La ruta está diseñada en trece etapas pues la riqueza patrimonial es tanta y tan variada que es posible adaptar el trayecto a los días disponibles o a las preferencias de los viajeros. Es posible centrarse en los edificios de carácter militar o ampliar nuestra visita a otros de carácter civil o religioso ajenos a la Orden.

Cañada Real Leonesa

Podemos comenzar la ruta por Hinojosa del Valle, así llamada por la abundancia de hinojo en la zona. Visitaremos después Hornachos, asentamiento montañoso que fue de romanos, visigodos y musulmanes antes de su toma en el S. XIII por Don Pedro González, Maestre de la Orden de Santiago.

La Orden de Santiago tenía el objetivo de proteger a los peregrinos del Camino de Santiago

Los Santos de Maimona, punto neurálgico en la antigua calzada romana y la cañada de la Mesta, cuenta con multitud de vestigios del dominio musulmán, entre ellos numerosas norias y molinos que dejan patente la habilidad arquitectónica y de ingeniería de este pueblo que bien merece una visita.

Otras poblaciones de interés son Medina de las Torres; Palomas, con su estupendo puente medieval y el aljibe mudéjar; Puebla de Sancho Pérez; y, cómo no, Puebla de la Reina, de orígenes romanos aunque fundada por los árabes en 995.

Y como la historia nace a borbotones en esta tierra, continuaremos con Puebla del Prior, donde es imprescindible la visita al Palacio de los Priores de San Marcos y a la Ermita de Nuestra Señora de Botós; Ribera del Fresno y su castillo fortaleza; los menhires de Valencia del Ventoso, así como sus villas romanas de los siglos III y IV d.C.

La riqueza patrimonial es tan variada que se puede adaptar la ruta a los días disponibles

Orden de Santiago

Ya fuera de la Cañada Real Leonesa pero también asociados a la Orden de Santiago, podemos visitar Aceuchal, llamado así por los numerosos acebuches de su asentamiento original o Calzadilla de los Barros.

En las calles bellamente encaladas de la población de Fuente del Maestre encontraremos varios edificios ligados a la Orden de Santiago, como su iglesia de la Candelaria, el palacio y la plaza del Gran Maestre, la fuente del Corro y una inmensa cantidad de palacios y casas blasonadas que merecen un reconocimiento detenido.

http://turismohumano.com

Anuncios